El pasado 5 de Julio tuve la oportunidad de aportar mi granito de arena a un proyecto que considero fascinante y rompedor: hablo de La Imperfecta Belleza, un evento creado por Elsa Yranzo y Marina Senabre, que ya está en su tercera edición y que quiere ser un lugar de encuentro para reflexionar sobre los cánones de belleza que nos impone nuestro sistema de consumo. Esta tercera edición quiso poner el foco alrededor de lo que ya es prácticamente la segunda piel que envuelve nuestra comida, y no solo eso. Estamos hablando del plástico, un material que a día de hoy parece imprescindible y que es casi indestructible. El evento tuvo lugar en Pasaje Montoya, Barcelona, y consistió en una exposición fotográfica titulada “Organic vs. Plastic Degradation”, además de una mesa redonda donde diferentes profesionales hablaron sobre el uso excesivo del plástico. En el evento, también se pudo disfrutar de una merienda con “productos imperfectos”. Para aportar mi granito de arena, presté vasos Musk para el buffet del evento.

la imperfecta belleza vasos musk lucirmás

Quiero destacar que no te estoy hablando del clásico evento en el cual se señala con el dedo el problema, nos hace sentirnos culpables por un rato y se acabó. La Imperfecta Belleza tiene el gran valor de conectar con tu ser más profundo y de mostrarte las cosas con una mirada distinta.

La Imperfecta Belleza organic vs plastic degradation

Creo que es necesario no demonizar el plástico en sí, sino reflexionar sobre el uso innecesario que estamos haciendo de él. El mismo plástico nace en realidad con una misión sostenible: quizás no lo sabes, pero todo comenzó con la necesidad de encontrar un material para reemplazar el marfil de los colmillos de elefantes que se utilizaba para las bolas de billar, ya que la producción de estas bolas estaba poniendo en peligro la población de paquidermas.

Entrevista a Elsa Yranzo, cofundadora de La Imperfecta Belleza

La sostenibilidad es uno de los aspectos clave que Elsa y Marina tratan de transmitir en sus eventos. Elsa Yranzo, cofundadora de La Imperfecta Belleza, es diseñadora de eventos gastronómicos y usa la gastronomía como medio de comunicación de conceptos, ideas y emociones para generar experiencias sensoriales y creativas. Hoy ha aceptado contestar a algunas preguntas para contarnos un poco más sobre esta tercera edición de La Imperfecta Belleza.

elsa yranzo cofundadora de la imperfecta belleza

-Elsa, Marilyn Monroe decía: “La imperfección es belleza, la locura es genialidad y es mejor ser absolutamente ridículo que absolutamente aburrido” ¿Cuál es la inquietud que ha dado origen a La Imperfecta Belleza?

– ¡Totalmente de acuerdo con Marilyn! ¡La imperfección es autenticidad!
La Imperfecta Belleza nació en 2016 con la finalidad de explicar, reivindicar y replantear hábitos de consumo como el despilfarro alimentario mediante acciones artísticas.
La Imperfecta Belleza también quiere proponer el debate sobre los cánones de belleza, que se aplican no únicamente en los alimentos, sino en todo lo que nos rodea, incluso sobre nosotros mismos. Plantea la reflexión sobre la existencia o no de la belleza en la supuesta imperfección.

-La imperfecta Belleza celebra su tercera edición. ¿Puedes resumir un poco cómo se ha ido desarrollando este proyecto en las tres ediciones?

la imperfecta belleza tercera edición
-En la primera edición nos centramos en la cantidad indecente de comida que se tira por criterios estéticos: se materializó en un coloquio y en una cena elaborada con frutas y verduras que se iban a tirar por ser feas.
Reivindicamos una “belleza artificial” como natural, cuando en realidad no lo es: no todos los tomates son iguales, ni todas las zanahorias son rectas ni las mandarinas tienen el mismo diámetro.

En la segunda edición, profundizamos y abrimos el debate sobre estos “falsos” cánones de belleza, usando “La Piel” como hilo conductor. Consistió en una exposición fotográfica de nuestras pieles “im-perfectas” (cicatrices, pecas, arrugas…) con las imperfecciones de frutas y verduras. Las fotografías se acompañaron con diferentes instalaciones gastronómicas, como una gran mesa de pieles comestibles.

En esta tercera edición, el formato fue más educativo, ya que consistió en una exposición y una mesa redonda. Esta vez, hablamos sobre la segunda piel: el plástico.

la imperfecta belleza mesa redonda tercera edición

-En esta última edición, Marina y tú habéis querido crear debate sobre la negación del proceso natural al hablar de esta segunda piel de plástico que lo envuelve todo. ¿A qué te refieres cuando dices que estamos plastificando la Belleza?

-Cuando hablamos de la “plastificación” de la belleza, estamos denunciando el uso excesivo del plástico, esta segunda piel, este elemento artificial que nosotros mismos añadimos sin ninguna utilidad aparente. Un monstruo que lo envuelve todo y lo destruye todo.
Queremos evidenciar la contradicción en el hecho de desproteger las frutas y verduras de su piel natural y asfixiarlas con un nuevo tejido procesado e indestructible.
Condenamos también la dictadura de lo perfecto, como si existiera una voluntad de sustituir todo aquello que es perecedero por un “algo” impasible y resistente al paso del tiempo, rechazando la acción de la naturaleza y la belleza del proceso, sin ser conscientes de que esa segunda piel acabará ahogando la tierra.

-Estamos acostumbrados a ver la belleza como algo efímero y superficial. ¿Cuál es el rol de la belleza cuando hablamos de consciencia sostenible y de respeto por el medio ambiente?

-A mi parecer, la belleza es imperfección: la imperfección es natural, real y, por lo tanto es auténtica. Cada imperfección es una característica que nos hace únicos y es lo que hace que haya belleza en ella.
Para mí, esta consciencia sostenible sería respetar los procesos naturales, el paso del tiempo, identificar lo natural y bueno con lo imperfecto. Por ejemplo, a la hora de ir a comprar frutas y verduras, yo soy de las que me llevo las zanahorias monstruosas, las berenjenas con nariz o las naranjas sin maquillajes.

la imperfecta belleza organic vs degradation terecera edicion

-En lo que se refiere a comida estamos asistiendo, principalmente en los supermercados, a un uso innecesario de envoltorios de plástico. ¿Crees que como consumidores tenemos que re-educarnos y encontrar alternativas?

-Totalmente, ¡debemos comer y consumir con conciencia! Deberíamos no solo comer con los ojos, sino que deberíamos consumir con todos los sentidos, con el corazón ¡y con la cabeza!

Como consumidores os animo a comprar y consumir fruta y verdura fea y sin plastificar. Será más rica, más buena ¡y más sostenible!

En un post de hace unos años te hablaba del la filosofía Wabi Sabi, que se fija en la imperfección y simpleza de los objetos y seres vivos que encontramos en la naturaleza: nos invita a aceptar y apreciar las cosas tal y como son en su estado natural. Eventos como La Imperfecta Belleza de Elsa y Marina nos ayudan una vez más a volver a una dimensión más real y auténtica de lo que nos rodea y a reflexionar sobre nuestro rol de consumidores responsables. No se trata tanto de reciclar como de pensar a la hora de comprar cómo podemos producir menos residuos.

Como final de este post, te invito a hacer una pequeña reflexión: de todos los alimentos que compras, ¿cuántos podrías comprar sin tener que utilizar envases de plástico? Legumbres, arroz, frutas, verduras, embutidos, chocolate, leche… La lista es mucho más amplia de lo que crees y hay muchas alternativas si te animas a investigar. ¡Seguro que te sorprendes!