Las vacaciones de verano se han acabado y, la semana pasada, volví al taller totalmente en modo“¡Tengo ganas!”: ganas de compartir cosas contigo, de experimentar con nuevos diseños y de sumergirme en nuevos proyectos.

Mis vacaciones han sido el momento ideal para volver a conectar con el mundo de las ideas. ⁠
Este verano he aprovechado los momentos de relax para pensar y repensar sobre mi proyecto y sobre lo que estoy haciendo, por qué me dedico al Upcycling Glass Design y qué es lo que quiero hacer en un futuro.

Lucirmás: cómo surgió mi proyecto de Upcycling Glass Design

De esta manera, me hace mucha ilusión empezar este nuevo ciclo dedicando un nuevo post en el blog a contarte un poco sobre mi proyecto del alma: Lucirmás.⁠

La inspiración para crear este proyecto de Upcycling Glass Design surgió hace 14 años en un momento de frustración: por aquel entonces, me dedicaba a crear esculturas y escenografías pero no acababa de tener la conexión que me hiciera sentir que estaba orgullosa de lo que estaba haciendo, en el camino correcto. Fue a partir de ahí que entendí que, además de objetos bellos, necesitaba crear objetos útiles. El diseño siempre me ha atraído pero, en especial, me fascinaba la relación entre forma y función.

mi misión lucirmas upcycling glass design

¿Por qué me dedico al Upcycling?

Entonces quizás te estarás preguntando cómo llegué al Upcycling. Voy a serte sincera: en verdad, cuando empecé este proyecto no sabía ni que existía esta palabra. Trabajo reutilizando botellas de vidrio, principalmente de vino, porque las encuentro unos objetos muy simples pero a la vez elegantes y testigos de muchas historias. ¿Qué es una botella de vino, sino un recuerdo especial de un momento compartido, una amistad, una fiesta, una discusión o una historia de amor?

Las botellas de vino son los únicos envases de vidrio que no se reutilizan en ninguno de sus canales de distribución. Su fabricación exige un gran gasto energético y genera una importante contaminación atmosférica. Una botella retornable puede hacer su ciclo de vida entre 40 y 60 veces. Y ésta debería ser la mejor fórmula: retornar el envase al fabricante. Es importante que haya lugares para recoger selectivamente el vidrio, pero es mucho más importante que los envases sean retornables. Desgraciadamente, no siempre es así y es probable que muchas de estas botellas acaben fundidas para acabar como silicio para pavimento de carreteras.

Encuentro las botellas de vino un material maravilloso, con gran variedad de formas y colores.
Cuando miro una botella, no veo vidrio listo para ser fundido y moldeado una y otra vez: veo un objeto con mucho potencial.

mi misión lucirmas upcycling glass design

De botellas de vidrio a piezas únicas hechas a mano

Mi objetivo es transformar este objeto industrial abandonado en un objeto con todo el valor y unicidad de una pieza hecha a mano. Me gusta elevar el valor de un objeto común a un objeto exclusivo. Es un ejercicio que creo que tendríamos que hacer con muchas de las cosas que nos rodean. Cuando estoy en mi taller, me sorprendo cada vez que corto una botella y descubro cómo en su interior las formas no son rígidas y perfectas, sino sinuosas, irregulares y cálidas. De esta manera, aunque pueda parecer que una botella es un objeto simple, rígido y prefabricado, el vidrio con el que ha sido creada encierra una magia muy especial que solo los que conocemos bien este material y queremos ir más allá somos capaces de ver.

Mi proceso creativo está profundamente vinculado con experimentar. Disfruto materializando y poniendo a prueba las ideas que me vienen a la cabeza. Creo que sostenibilidad, exclusividad y belleza son las tres palabras que definen mi proyecto de Upcycling Glass Design. Disfruto creando cosas bonitas que hagan más bonita la vida de los demás, pero no solo eso: me encanta saber que los objetos que creo, además de bellos, cumplen una función y, además, han brindado una nueva vida a las botellas que un día fueron. Su historia continúa como una pieza de diseño artesanal, única para quien la adquiere.