Aunque no queramos hacerlo, siempre estamos creando residuos en todas partes. En casa, estamos más concienciados pero ¿y en el trabajo? Muchas veces, por pura vagancia o porque, simplemente, no es un lugar nuestro, olvidamos adaptar la oficina a nuestras necesidades y esto, evidentemente, implica la gestión de residuos. Desde que tengo mi taller, decidí reducir mis residuos tanto como fuera posible. Por eso, hoy te presento algunas alternativas y consejos para reducir los residuos en tu trabajo que yo aplico en mi día a día:

Consejos para reducir residuos en la oficina

1. Si eres amante del café ¡cómprate una cafetera!

No lo puedo evitar: me encanta el café y me tomo dos o tres tazas mínimo cada día. Por este motivo, decidí comprar para el taller una cafetera italiana de toda la vida en lugar de la típica máquina de cápsulas. ¿Sabías que las cápsulas de café son muy contaminantes? Están hechas de plástico y aluminio y, al estar mezclados estos dos materiales, no se pueden reciclar, con lo que van directamente al vertedero. En Hamburgo, por ejemplo, el gobierno ha prohibido este tipo de máquinas en sus sedes para reducir residuos.

reducir residuos en la oficina café

2. Recicla también en la oficina

El hecho de que lo que más te pilla a mano sea la papelera al lado de tu mesa no implica que no puedas reciclar en tu lugar de trabajo: mnuchas empresas ya ha implementado cubos de basura para reciclar y, si no, puedes proponer la medida. En mi caso, tengo todo tipo de cubos de basura para reciclar (orgánico, vidrio, papel, plástico). Trabajo con vidrio reciclado ¡faltaría más! Piensa además que, cada vez que tengas que tirar algo, aprovechas para dar un paseo y estiras las piernas, lo que será positivo para tu salud y te ayudará a airear tus ideas, sobre todo si eres de los que trabaja 8 horas sentado. Aparte de esto, si tengo que imprimir cualquier cosa, siempre uso luego la otra cara del papel para tomar notas, hacer dibujos o lo que necesite.

reciclar reducir residuos en la oficina

3. Tener plantas alegrará tu espacio de trabajo

Ya sé que las plantas no ayudan a reducir residuos pero, limpian el aire ¿no? Yo tengo muchas en mi taller y me hace sentir más cerca de la naturaleza. Además, el color verde (especialmente si viene de un ser vivo) siempre nos proporciona alegría y, de manera instintiva a la vista, es como un soplo de aire fresco.

reducir residuos en la oficina plantas

4. Utiliza bombillas de bajo consumo y desenchufa todo al irte

Todas las bombillas que uso en mi taller son de bajo consumo. Si no te acaban de convencer y o necesitas más luz, usa LEDs, que son una fantástica alternativa a los halógenos. Además, siempre que acabo mi jornada, desenchufo el router, las máquinas y electrodomésticos que se quedan en modo Stand-by como el ordenador, etc. Además de ahorrar energía, me ahorro cualquier problema si hay un apagón o sobrecarga en mi ausencia.

5. Llena tu oficina de elementos sostenibles

Bolígrafos, tijeras, ratón, rotuladores… La mayoría de elementos de oficina son de plástico. Te propongo una cosa: ¿Y si te creas un set de oficina sostenible para guardar todas estas cosas con algo que ya no uses? Por ejemplo, podrías usar una lata de refresco, una taza… Si quieres algo con más estilo, siempre puedes elegir una opción eco-friendly como Handy, un set de escritorio que está hecho de materiales naturales (vidrio y corcho) que sirve para organizar tu mesa de una manera sostenible.

Handy reducir residuos en la oficina lucirmás

Cada elemento de vidrio se realiza mediante el upcycling de botellas de licor; se trata de una invitación a usar estos objetos de una manera más respetuosa y sensible con el medio ambiente.

reducir residuos en la oficina

Como puedes ver, reducir los residuos en tu espacio de trabajo es pan comido. Si al menos vas a pasar un cuarto de tu día en este lugar, representa una cantidad de horas considerable como para no tomar medidas ¿no crees? Por último, seguro que alguno de tus compañeros de trabajo te sigue en tus rutinas sostenibles y, aunque solo sea uno, ¡habrá merecido la pena el esfuerzo!

Lucía