Desde que publiqué la entrevista a Vivir sin Plástico y Zero Waste Home, no ha dejado de pasar por mi cabeza la idea de cómo usamos tan a la ligera materiales no biodegradables como objetos de usar y tirar, como es el caso del plástico, que tarda nada menos que 400 años en descomponerse, sin mencionar que comer en platos de plástico, sobre todo si los calentamos, no es muy saludable.

Por este motivo, hoy os quiero hablar de algunas alternativas biodegradables de vajilla de usar y tirar que he encontrado y que representan una solución muy interesante para utilizar para las reuniones de navidad, las fiestas de cumpleaños o los picnics:

vajilla sostenible econfriendly

Vajilla sostenible: una práctica que se lleva a cabo desde hace siglos

Hasta la invención del plástico, muchos han sido los materiales que nuestros antepasados han utilizado para servir sus comidas: desde cuencos hechos a base de cáscaras de coco o ciertos tipos de hojas hasta cazuelas, platos y vasijas más elaboradas hechas a partir de materiales biodegradables como el barro o reciclables como la hojalata o el vidrio. Eso sí: digamos que en la antigüedad el concepto “usar y tirar” no estaba asentado como hoy en día: se usaba, se lavaba y punto. Con la llegada del plástico, todo ha cambiado: la fabricación en serie y la facilidad para moldearlo han hecho que el mercado se vea invadido por productos de usar y tirar hechos de plástico, que no se degradan en el medio ambiente y que contribuyen en gran medida al deterioro del planeta. ¡Esto debe cambiar!

Alternativas de vajilla de usar y tirar sostenible

Como sabemos que en la actualidad las vajillas de usar y tirar están al orden del día, queremos que conozcas algunas propuestas ecológicas que están saliendo al mercado y que te permitirán disfrutar de esa fiesta o picnic sin complicarte la vida y sin contaminar.

Platos de bambú

Otra interesante opción para tus picnics o comidas son los platos de bambú, que cada vez se ven más en bares, restaurantes y puestos de comida para llevar. Uno de los formatos más típicos es esta especie de barquita que resulta muy adecuada para servir raciones de comida individuales y es bastante asequible: 30 céntimos por unidad. Además de sostenible, ¡es bonita y original!

comida en hoja vajilla sostenible

Platos de hojas

Esta alternativa, además de sostenible, me parece interesante y útil al mismo tiempo: los platos hechos a partir de hojas. En India y Nepal se llevan haciendo siglos. Los hechos en Nepal se llaman Tapari y se elaboran en dos formatos de manera artesanal utilizando las hojas del árbol de Sal o Sala que luego cosen con fibras de bambú o de otros vegetales. Los hay de dos tipos: de hojas verdes, que se utilizan en rituales religiosos, o de hojas secas, que son los que se utilizan en bares, restaurantes y puestos de comida callejera. Aguantan bien calor y frío y también comidas líquidas.

vajilla sostenible de hojas

 

La utilización de hojas no solo es un excelente recurso, sino que no daña al árbol durante su recolección y además ayuda a limpiar los bosques evitando incendios.

A nivel occidental, una empresa alemana llamada Leaf Republic acaba de crear platos en versión industrial hechos a partir de hojas y en diferentes formatos para consumir. De momento la empresa está recaudando fondos mediante una campaña de crowfunding para poder crear una línea de producción y lanzar al mercado su producto. ¡Esperamos que lo consigan pronto!

Platos de papel

Hoy en día ya es fácil encontrar platos de usar y tirar de papel en casi cualquier sitio. Mismamente, en cualquier gran superficie te puedes hacer con una bandeja de 10 piezas por menos de 2€. Son más bonitas que las de plástico, ya que permiten más personalización, son bastante resistentes y, lo mejor de todo: biodegradables.

Es básico que tomemos consciencia sobre lo que este tipo de productos no biodegradables le está haciendo al medio ambiente. Por ejemplo, en Francia se aprobó en septiembre la erradicación de todo tipo de envases de plástico de usar y tirar. A partir de 2020, este tipo de productos tendrán la obligación de estar hechos al menos con un 50% de materiales sostenibles, como puede ser la fécula de patata, y este porcentaje se irá incrementando con los años. Puedes leer más sobre esta noticia aquí.

Además de las implicaciones ambientales que conlleva utilizar un plato desechable, también creo que utilizar este tipo de productos nos ayuda a redondear la experiencia y disfrutar del acto de comer en armonía con la naturaleza. Por ello, te animo a que utilices platos sostenibles siempre que puedas, ya sea de larga duración en casa como de usar y tirar en picnics y fiestas con familiares o amigos.

¡Hasta pronto!